Tus plantas de invierno

Tus plantas de invierno

Estamos en pleno invierno, el frío nos atenaza y un gran número de personas acuden a nuestras oficinas de farmacia con patologías propias de este tiempo: gripe, resfriado, dolor de garganta, tos, mucosidad….

La mayoría son producidas por virus, frente a los cuales, tenemos pocos recursos, por lo que intentamos paliar sus síntomas a base de analgésicos,mucolíticos, expectorantes, antitusivos, antigripales….

Actualmente, tenemos medicamentos a base de plantas y otros productos naturales, perfectamente estandarizados y controlados, que nos permiten aconsejar a nuestros pacientes con la seguridad de que son muy eficaces y de que minimizan los efectos secundarios.

Las plantas que más usamos en esta temporada son:

– La HIEDRA: Hedera helix, se usa la hoja desecada y recolectada en primavera.

Los extractos de la hoja de hiedra han demostrado su actividad secretolítica, espasmolítica, broncodilatadora, antiinflamatoria y antimicrobiana en estudios comparativos con otros fármacos expectorantes como el ambroxol y la acetilcisteína, sin encontrar diferencias significativas.

De ahí que la EMA (Agencia Europea del medicamento) acepte su uso como expectorante para la tos asociada a resfriados y como coadyuvante en afecciones bronquiales.

Se puede dar a niños a partir de los dos años por vía oral y a partir de los cuatro  por vía rectal.

No se debe usar conjuntamente con otros antitusivos ni en pacientes con gastritis o úlcera péptica.

– El TOMILLO: una planta muy mediterránea, se usan las hojas y flores de las distintas especies.

Tanto la EMA como ESCOP (Cooperativa Europea Científica de Fitoterapia) aprueban su uso como expectorante en tos asociada al resfriado, bronquitis y tos irritativa.

Hay estudios clínicos que avalan su uso como expectorante en combinación con la hiedra y la prímula.

Está contraindicado en personas con hipersensibilidad a alguno de sus componentes, a otras labiadas o a los bálsamos.

Precaución: la sobredosificación de su AE puro puede llegar a ocasionar convulsiones e incluso el coma.

– El ORÉGANO: su AE es antibacteriano, antivirásico y antifúngico. Perfecto para esas infecciones en las que no sabemos a ciencia cierta su origen.

Pero hay que tener precaución, su AE en dosis extraterapéuticas puede  tener efectos estupefacientes.

– El EUCALIPTO: se usa la hoja y su AE que es antitusivo, expectorante y antiséptico.

No se puede usar en niños de menos de 30 meses, tampoco en embarazadas ni madres lactantes,sin previa consulta al especialista.

– El ÁRBOL DEL TÉ: Melaleuca alternifolia, arbusto australiano, de cuyas hojas se extrae un AE que tiene actividad como antibacteriano, antivirásico y antifúngico. También es antiinflamatorio y antioxidante.

En afecciones bronquiales podemos hacer inhalaciones: 5 gotas del AE en un bol con agua caliente y se inhala durante 5-10 minutos. Los asmáticos no deben usar esta vía.

En afecciones de garganta: 0.7-1 ml de AE dispersado en 100 ml de agua, aplicado en forma de colutorio o gargarismos. Sin control médico, no más de cinco días.

– La EQUINÁCEA: se usa fundamentalmente la raíz de distintas especies, cuyos extractos han demostrado que actúan sobre el sistema inmunitario produciendo diversos efectos además de una potente actividad como antivirásico frente a virus con membranas.

Todo ello permite su uso para reducir los síntomas de resfriados y gripes  y de otras afecciones respiratorias.

ESCOP y EMA recomiendan su empleo por vía oral para el tratamiento y la prevención de las infecciones recurrentes del tracto respiratorio superior, es decir el resfriado común.

La EMA recomienda que no se use en niños de menos de 12 años y debido a su actividad inmunoestimulante no debemos aconsejarla en pacientes con enfermedades autoinmunes o con tratamientos con inmunosupresores.

Las personas con atopía deben consultar con el especialista.

Los tratamientos preventivos con EQUINÁCEA no deben durar más de dos meses.

Estas plantas y algunas más, que alargarían demasiado mi recomendación, están disponibles en nuestra farmacia en forma de jarabes, comprimidos, cápsulas, bálsamos…

Hay otro grupo de plantas muy interesantes a la hora de abordar la recuperación, son la ADAPTÓGENAS, que como su nombre indica, nos ayudan a adaptarnos, tanto física como psicológicamente al estrés que nos ocasionan estas patologías invernales. Las más importantes son:

– ELEUTEROCOCO

– RHODIOLA

– GINSENG

Las abordaremos con más profundidad en otro artículo.

Hoy vamos a hablar del PRÓPOLIS, una sustancia producida por las abejas a partir de distintas plantas, cortezas de árboles, ceras, resinas y su propia saliva. Ellas la usan, entre otras cosas, para proteger sus colmenas de las infecciones.

Se ha usado a lo largo de la historia por todos los pueblos y hoy seguimos usándolo por su poder bacteriostático, fundamentalmente en problemas infecciosos de vías altas. Lo podemos encontrar en prácticamente todas las formas farmacéuticas: gotas, comprimidos para chupar, sprays…

Para aumentar las defensas hemos hablado antes de la EQUINÁCEA, pero no debemos olvidar la UÑA DE GATO, y por supuesto de los probióticos.

Tenemos productos que los contienen a todos y en los que se aprovecha su sinergia para potenciar su efecto benefactor.

Ya sabemos que a nadie le gusta tomar medicamentos y que todo lo que compramos en la farmacia nos lo parece. Pero no olvidéis que siempre es mejor prevenir que curar y que actualmente esto es fácil. Acude a tu farmacia de confianza y pregunta, no pierdes nada y puedes evitarte más de un dolor de cabeza.

2017-01-31T08:51:25+00:00