Protección solar

Protección solar

YA VIENE EL SOL, aunque este año lo correcto sería decir que no se ha ido.

Pero lo cierto es que ya estamos en primavera, lo que nos permite estar al aire libre más tiempo y por tanto, más expuestos al sol y sus peligros.

Por eso desde aquí, os vamos a lanzar unos consejos que os serán de utilidad.

De tanto repetirlo, algo se os irá quedando.

– No estar al sol durante mucho tiempo y evitar las horas centrales del día.

– No exponer a recién nacidos ni a niños pequeños a la luz solar directa y haga que utilicen ropa adecuada y gafas protectoras.

– Aplicar la fotoprotección con la frecuencia y en la cantidad adecuada ( por lo menos 2 mg por cm cuadrado ), el uso de productos fotoprotectores en cantidades no adecuadas, reduce considerablemente el nivel de protección solar.

– Una exposición excesiva al sol, representa un grave riesgo para la salud.

Protección interna y externa.

La mayoría de la población, tras muchas campañas de sensibilización, conocen las ventajas de los fotoprotectores y el peligro de no usarlos.

Este año queremos incidir en la necesidad de ir un poco más lejos, de profundizar en nuestra protección mediante el consumo de complementos orales que la aumentan, tanto a nivel cutáneo como ocular.

Son complementos alimenticios o productos dietéticos, cuyos principios activos son muchos y variados, normalmente una combinación de ingredientes naturales, minerales, y extractos de plantas que contienen:

CAROTENOIDES

Pigmentos liposolubles naturales que son sintetizados por las plantas, algas y bacterias fotosintéticas. Son los responsables de los colores amarillo, naranja y rojo de muchas plantas, por ejemplo el color rojo y anaranjado de las naranjas, los tomates, las zanahorias …

Algunos de los carotenoides, como el betacaroteno, se pueden convertir en vitamina A.

Como no podemos sintetizarlos, los humanos tenemos que obtenerlos de los vegetales de nuestra dieta o ingerirlos en forma de complemento alimenticio.

Los carotenoides son importantes para la salud humana y son esenciales para la visión. Está bien estudiado el papel que tienen algunos carotenoides (p. ej., el betacaroteno) como la principal fuente dietética de vitamina A. Además, se han reconocido los potenciales efectos protectores de los carotenoides contra las enfermedades oculares degenerativas.

Una ingesta suficiente de carotenoides es importante porque al actuar como antioxidantes ayudan a nuestro cuerpo a proteger las células, los tejidos y los órganos contra los efectos nocivos de los radicales libres, los cuales pueden contribuir al desarrollo de afecciones como cáncer, enfermedades cardíacas y oculares.

ANTIOXIDANTES

Son moléculas que se encargan de evitar la oxidación de otras moléculas, especialmente cuando éstas están expuestas a los radicales libres.

Gracias a esta función, los antioxidantes tienen la capacidad de retrasar el desgaste y el deterioro de la piel, órganos y tejidos.

El consumo de antioxidantes en la dieta es clave para gozar de una buena salud.

Cuando se consumen frecuentemente, el cuerpo tiene la capacidad de regenerarse, prevenir el envejecimiento prematuro y sobre todo, hacerle frente a los radicales libres que, de no ser tratados, pueden enfermar el cuerpo y ocasionar problemas tan graves como el cáncer.

Entre los alimentos más ricos en estos nutrientes están los frutos secos, bayas como los arándanos, frambuesas y moras, el brócoli, el ajo, las zanahorias, los tomates, la uva, el té y por último y para daros una alegría, el chocolate amargo, que en recientes investigaciones se ha mostrado poseedor de antioxidantes que actúan mejorando la salud cardiovascular, la piel y los estados emocionales. De todas formas hay que consumirlo de forma moderada, sin superar los 30 g. al día.

VITAMINAS

Las vitaminas son compuestos orgánicos que los humanos requieren como nutrientes en pequeñas cantidades.

Dado que podemos producir la mayoría de las vitaminas, tenemos que obtenerlas a través de la dieta.

Las vitaminas se dividen en liposolubles e hidrosolubles: 4 liposolubles (A, D, E y K) y 9 hidrosolubles (8 vitaminas B y la vitamina C). Mientras que las vitaminas liposolubles se almacenan en el tejido graso del cuerpo, las vitaminas hidrosolubles han de ser utilizadas por el cuerpo de inmediato.

Los restos de vitaminas hidrosolubles son eliminados a través de la orina. La vitamina B12 es la única vitamina hidrosoluble que se puede almacenar en el hígado durante años.

Las vitaminas son esenciales para una vida sana. Si no se obtienen las cantidades necesarias se pueden desarrollar enfermedades carenciales. Además, algunas, tienen un gran potencial en la promoción de la salud y el tratamiento de enfermedades.

Los complementos alimenticios de los que estamos hablando, contribuyen a preparar la piel para la exposición solar.

Han sido desarrollados y formulados por dermatólogos y nutricionistas.

Sus principales beneficios son:

-Contribuyen a la protección de las células de la piel frente al daño oxidativo.

-Contribuyen al normal funcionamiento del sistema inmunitario.

-Protección cutánea y ocular frente a los efectos nocivos del sol (radiación, manchas, envejecimiento celular.)

-Acelera, intensifica y prolonga el tono del bronceado y protege frente a los radicales libres generados por la radiación solar.

INDICACIONES

Ingerir una cápsula al día, durante la comida principal, con un poco de agua. Los complementos alimenticios no deben ser considerados como substitutivo de una dieta variada, equilibrada y de un estilo de vida sano.

TIPO DE PIEL

Indicado para todo tipo de pieles. Especialmente recomendado para reforzar la protección en fototipos claros y muy claros (I y II), pieles sensibles al sol, en caso de desorden pigmentario o para un bronceado más uniforme y duradero.

En nuestra farmacia podéis encontrar productos dietéticos de distintos laboratorios, todos de demostrado prestigio, que os pueden ayudar a que vuestra piel y vuestro cuerpo estén preparados para la exposición al sol.

2017-04-20T23:32:58+00:00

Deja tu comentario